Pureza de líneas

por Sergio Restrepo en December 07, 2020

Uno de los iconos más fascinantes y admirados del diseño nórdico-moderno del siglo XX es la Silla Shell CH07 o 'Silla Concha' (1964) de Hans J. Wegner. Conocida también como 'The Smiling Chair' (o 'Silla Sonriente'), debido a la curvatura de su asiento, esta silla fue diseñada por este ilustre danés para ser funcional y cómoda, sin perder de vista el componente estético.


Cuando Hans J. Wegner presentó el diseño de la silla CH07 Shell en 1963, a muchos críticos les encantó el aspecto vanguardista, pero el público en general se mostró reacio a aceptar su expresión distintiva. Las críticas mixtas de la década de 1960, junto con las técnicas de producción menos desarrolladas de la época, dieron como resultado una producción muy limitada. Cuando Carl Hansen & Søn reintrodujo la silla Shell en 1998, se ganó la admiración del público casi de inmediato debido al interés de una nueva generación.

Otro punto a tener en cuenta es que pese a ser baja, carece de reposabrazos, pero esto no supone condicionante alguno. La razón es su respaldo y su asiento ligeramente inclinados hacia atrás, y su parte delantera más elevada. Esto ayuda a tener las piernas y espalda en buena posición, lo que garantiza entonces, que estemos bien apoyados a la hora de levantarnos, sin tener brazos en los que tomar impulso.

La ligereza flotante del diseño se logra a través de su asiento en forma de ala y respaldo curvo sostenido por un marco con tres patas arqueadas. El asiento y el respaldo característicos de la silla se crean a partir de chapa estampada tapizada, acunando al usuario con generosa comodidad. Las patas laminadas de la silla están hechas de varias capas de chapa y las dos patas delanteras están hechas de un solo elemento, lo que da como resultado una forma única y estable.

VOLVER ARRIBA
Promo box

¡Para los peques de la casa!

Product name

info info