Sillas de bar y sillas de desayunador: ¿Iguales y diferentes a la vez?

La barra de un bar o de un desayunador, nocturno y diurno, dos escenarios opuestos. Dos lugares importantes en la vida moderna, aunque se utilizan a destiempos, comparten ciertas similitudes. El elemento más importante de ambos sitios indudablemente es la silla. Las sillas para bar al igual que las sillas para desayunador tienen un diseño especial que las distingue de otro tipo de sillas. Importantes diseñadores como Wegner se han puesto en la tarea de crear mobiliarios para estos espacios. A pesar de la simpleza aparente de la barra de un desayunador o bar y sus sillas, una planeación minuciosa es necesaria a la hora de diseñar el espacio, pues un cálculo erróneo puede significar un espacio mal utilizado.

 ¿Qué tienen en común un desayunador y un bar? La respuesta salta a la vista, las barras en las que se apoyan los licores o el desayuno. Estas barras no tienen ningún sentido sin la existencia de sus respectivas sillas. Si bien el estilo del mobiliario de cocina, puede tener colores y estampados diferentes de los de los muebles para bar, la forma de una silla para desayunador no difiere en nada de la de una silla para bar. Las características de estas sillas de diseño son muy puntuales y aplican de igual forma para ambos tipos de sillas.

 El clásico diseño de sillas para barra incluiye elementos como: la altura, que es superior a la de sillas para mesa; la ausencia de reposadero de brazos, se hacen innecesarios con la presencia de la barra tan cerca; espaldar reducido, muchos de los modelos de sillas para desayunar o sillas para bar carecen de respaldo lumbar, o lo llevan a su mínima expresión, esto se debe a que la postura no se ve tan afectada por esta ausencia debido a la presencia de la barra.

  

"Trae una silla, disfruta del sabor; la vida es infinitamente deliciosa"

Ruth Reichl

 

Bares y desayunaderos de todo el mundo se componen de clásicos del diseño Danés, los diseñadores más icónicos de esta escuela, dedicaron tiempo y esfuerzo a la creación de estos mobiliarios. Una de las sillas para desayunador o bar más populares en todo el mundo es la silla espoleta de Wegner, fabricada en madera, con un cómodo espaldar curvo es una de las favoritas de diseño Nórdico. Por su puesto un Panton es perfecto para este tipo de espacios inusuales, este diseñador creó los dos diseños de esta clase más populares a nivel mundial: la silla para bar Panton y el cono para bar Panton, ambos sin espaldares y en materiales, formas y colores futuristas. Las sillas para desayunadero al igual que las sillas para bar llegaron a ser tan importantes en el diseño, que Arne Jacobsen reinventó su famosa silla 7 y la adecuó para estos espacios, un espaldar más chicho y unas patas más altas, en los mismos materiales y formas que su clásico diseño.

Aunque existen medidas estandarizadas que se basan en la altura promedio de las poblaciones humanas y que sirven para acomodar bares y desayunaderos, debe siempre tomarse la precaución de medir las barras y el espacio disponible antes de elegir la silla adecuada. Una silla para bar puede parecer sencilla en sus medidas, pero si por ejemplo la altura de la silla de bar es mayor a la de la barra, tendremos problemas de comodidad y de optimización del espacio. Asimismo si una silla para desayunador tiene la altura ideal, pero el asiento es demasiado grande como para que el número de sillas indicadas encajen en el espacio disponible, también enfrentaremos dificultades.

January 22, 2016